Por un pin de la NASA

Hace unas semanas, una amiga inquieta (es el mejor tipo de amigos) nos lió para apuntarnos a una hackathon. No es que sea yo muy fan de encerrarme varios días para seguir currando en fin de semana. Pero esta hackathon era especial. Se trataba del NASA Space Apps Challenge de 2018. Así que la motivación estaba clara:

Si nos presentamos, ¡seguro que nos dan un pin de la NASA!

Total, que llegamos el viernes por la tarde al evento. Nos dieron una tarjetita y la esperada bolsa de bienvenida: cuaderno, pegatinas, champú, fruslerías varias…  ¡ni rastro del dichoso pin! Pero ya que estábamos allí, nos pusimos a conocer a gente y, bueno, la cosa no pintaba nada mal. El lugar tenía cerveza gratis y galletas, todo lo uno puede desear en una circunstancia similar.

Al día siguiente, volvimos temprano y nos decidimos por uno de los challenges de la convocatoria: “A hombros de gigantes”. El objetivo era usar las miles de imágenes del Hubble que todos tenemos como fondo de pantalla, en algo útil y/o educativo. Y nuestro equipo: Jose Luis, Juan, Rosa, Iñaki y yo; los Pilares de la Creación (da hasta para grupo pop, oiga). Por la tarde tuvimos una pequeña videoconferencia con los señores de la NASA. Les pregunté por el pin. Quizás con demasiada agresividad. Alguien se apresuró a quitarme el micro.

Total, que acabamos pasando ahí todo el fin de semana. De 8 a 21 horas, con mucha voluntad. Después de todo, quizás el dichoso pin fuese parte del premio (no se lo van a dar a cualquiera). PERO NO. ¿Y por qué lo sé? Pues por esto:

 

Porque, de hecho, ¡ganamos la hackathon! Lo cual mola mucho, claro. Ahora nos llevarán a ver cohetes a Alicante y podremos competir a nivel internacional :D. Pero, sobre todo, mola porque nuestro proyecto acabó siendo una preciosidad; una app basada en la exploración espacial y la ciencia ciudadana que disfrutamos como enanos haciendo (no hay nada como encontrar personas con las que formas un buen equipo).

 

Pillars of Creation

 

Pero yo sigo… ¡ay! como insatisfecha. A ver si el jurado de USA decide llevarnos de una vez al Kennedy Space Center y yo consigo al fin mi ansiado premio.

NASA: ENTREGA EL PIN. ¡Ya vale, joder!

 


Quizás este relato no sea el más descriptivo del mundo. Podéis leer otros más completos en la web de Celera y de Rewisor, los organizadores.


Actualización 2018/12/08: ¡Hemos quedado finalistas a nivel mundial! 😃😃😃🚀🚀🚀

Share:

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.